Cómo gestionar un negocio mientras se está de vacaciones según la experta en marketing Marielys Ávila

/COMUNICAE/

Las personas emprendedoras suelen tener un problema a la hora de decidir tomarse un tiempo de relax porque temen dejar sus negocios desatendidos

«Si eres emprendedora, seguramente te has enfrentado al difícil momento de tomar vacaciones. Y digo difícil porque para quienes somos dueñas de negocio, el solo hecho de decidir tomarte un descanso es algo que solemos aplazar, no encontramos tiempo para hacerlo, especialmente cuando estamos trabajando en nuestra misión y en lo que nos apasiona», explica Marielys Ávila, experta en marketing espiritual.

Pero – agrega – «lo cierto es que descansar es necesario para nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestra empresa. Además, en mi caso, las vacaciones son un momento genial para crear, inspirarme, leer y formarme».

Sin embargo, una de las dudas más frecuentes cuando se decide darse un tiempo de descanso es ‘¿cómo gestionar el negocio y garantizar que todo seguirá funcionando bien mientras no estemos?’

Seis recomendaciones para aplicar en el negocio y que ayudarán a irse de vacaciones con toda tranquilidad según la experta:

Planear todo con anticipación: Se debe tener claro qué va a pasar en el negocio y en las vacaciones cada día mientras se está por fuera, pues, así como se merece disfrutar de ese descanso, no se quiere que el negocio tenga problemas porque algo inesperado sucedió.

«Yo por ejemplo defino los objetivos semanales para mi negocio, incluyendo la facturación y marco mis intenciones diarias tanto para el negocio como para el tiempo de ocio».

Automatización: Antes de irse a disfrutar se necesita dejar listo los embudos de venta con los cuales se continuarán ofreciendo los servicios. Apoyarse de una buena herramienta de automatización es clave para que al volver se revise cómo creció la lista de email y cuál fue el comportamiento del negocio durante esos días de ausencia.

«Incluso en vacaciones reservo algo de tiempo para atender a mis clientas y me comunico con muchas de ellas por video llamadas porque me interesa mucho apoyarlas todos los días del año».

Delegar en el equipo de trabajo: Esta parte puede resultar difícil para muchas emprendedoras pues están acostumbradas a encargarse de todo, pero si en verdad se quiere estar tranquila es mejor dejar el negocio en buenas manos.

Asigna las tareas con anticipación, comunica al equipo cuáles son las expectativas, qué metas se tienen para esos días y cuál será el mejor horario para comunicarse en caso de que sea necesario.

Avisar a los clientes que no se va a  estar: Es muy importante que estén informadas de las fechas en las que se estará por fuera y se les comunique quién puede atender cualquier necesidad que surja y que no se alcance a resolver a tiempo; así al volver se encontrarán clientes felices y no una lista de quejas y reclamaciones.

Cuidarse y dormir bien: El autocuidado es una parte esencial de las vacaciones.

Para poder funcionar al 100% como mujeres de negocios se debe cuidar de una misma y eso incluye cuerpo, alma y mente.

«Para ello mientras estoy de vacaciones, acostumbro levantarme temprano y definir mis intenciones; después voy al gym, por lo menos 3 veces a la semana; practico meditación dos veces al día para estar en contacto conmigo y en general al llegar al hotel o a la ciudad a donde vaya busco un spa, a donde voy completamente sola a que me den masajes. Recuerda que nadie puede cuidar de nosotras mejor que nosotras mismas».

Reservar unas horas al día para el negocio: Si la empresa no se mueve, no factura, por eso es importante que se concilie el trabajo con ese espacio de descanso.

«Las mujeres empresarias sabemos que hay que mover el negocio los 365 días del año, así que incluso en vacaciones es importante dedicarle un par de horas a hacerle seguimiento. Cuando estoy descansando suelo trabajar una o dos horas por la mañana y una hora más antes de la cena. De esta forma puedo controlar que todo esté marchando bien, me comunico con mi equipo y muchas veces hablo también con clientas que necesitan de mí», explica Ávila.

«Al emprender online tengo la facilidad de no estar atenida a un lugar ni un país, así que me llevo la oficina en una maleta: mi macbook air, mi iphone, ipad y cuadernos de anotaciones. La verdad es que cuando trabajas en lo que amas, no lo sientes como una obligación sino como una actividad que te llena de energía», agrega.

Relajarse y disfrutar
«Las vacaciones son un momento para recargar energía, llenarte de nuevas ideas y regresar a casa más motivada. El verdadero equilibrio yace en unir los objetivos de tu negocio con tus metas personales y espirituales. Así que disfruta de tus tiempos, sin descuidar tu negocio», concluye.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico